La Cerveza de Carlos V

En 1542 el médico de la corte de Carlos V, escribió el libro "El Banquete de los Nobles Caballeros" también llamado "Vergel de Sanidad" donde dejaba constancia del buen paladar y de los exquisitos gustos del Emperador. En el mismo describía el deseo del emperador de alimentar su espíritu en su retiro monacal del Monasterio de Yuste sin olvidar su deseo de alimentar su cuerpo.

Para ello hizo ser acompañado de una corte de cocineros así como de un maestro cervecero a los cuales proporcionó estancias determinadas dentro del monasterio. Lobera distinguió entre dos tipos de cerveza, la gruesa y la delicada, diferenciando las cervezas delicadas entre las que tenían pocos y muchos lúpulos. Tras optar por la cerveza ligera con pocos lúpulos, Lobera advierte que:

"La cerveza para ser buena ha de estar compuesta de trigo, cebada, avena y lúpulos, que dicen en Flandes hierba de la cerveza, e agua buena. Estos granos han de ser buenos y no corrompidos. Ha de ser mucho cocida y después bien purificada. Ha de ser de días hecha, mundificada de las heces y no acetosa."
El resultado de estas condiciones era una excelente cerveza beneficiosa para la salud del noble cortesano, que la debe beber al principio de la comida o de la cena.

¿Por qué Blomberg?

Bárbara Blomberg es la mujer a la que rendimos homenaje por su asombrosa vida. Amante de Carlos V, poco se ha sabido de ella hasta ahora. Fue una mujer que rompió esquemas en su época. Era conocida por su gran belleza, sus dotes para el cante y las artes.

Además era una gran amante de la cerveza, afición que compartía con el emperador. Sorprendió a toda la corte por su carácter indómito, su búsqueda de libertad y por hacer siempre su santa voluntad.

Leer más